Ayto. Miranda de Ebro
VivirMiranda
 

Edificios religiosos


Iglesia del Espíritu Santo Siglo XIII


Iglesia del Espítitu Santo

Conocido como de "San Nicolás" hasta 1936, es el más antiguo de los templos existentes en Miranda, enclavada en la calle Real Allende. Seriamente dañado en la contienda civil tras un incendio, permaneció cerrado al culto hasta 1972, cuando se procedió a rehabilitarlo.
Su núcleo originario, probablemente una edificación de dimensiones reducidas, aparece ya reflejado en el Fuero de Alfonso VI, en 1099. En el primitivo templo de San Nicolás prestaban juramento los querellantes en los litigios que enfrentaban a vecinos de Miranda con las gentes de la orilla izquierda del Ebro.
Conserva la Iglesia del Espíritu Santo su naturaleza románica, pese a albergar hoy elementos de otros estilos posteriores. Así, son netas muestras del Románico su ábside, construido en la segunda década del siglo XIII, y su portada, levantada a comienzos del segundo tercio del mismo siglo. La nave es gótica, y su campanario y coro fueron construidos a mediados del XVI. Declarada Monumento Histórico Artístico el 3 de junio de 1931, destacan en su conjunto el ábside y la portada. El primero tiene forma poligonal, con cinco ventanas abiertas bajo arcadas separadas por semicolumnas adosadas a los pilares y apoyadas en plintos de capiteles decorados con representaciones vegetales y mascarones. La cornisa se apoya en canecillos ilustrados con cabezas. La segunda es abocinada, y está formada por tres arquivoltas ojivales decoradas, apoyadas en cimacios que se sustentan en seis columnas con capiteles que muestran símbolos del pecado unos, y motivos geométricos, un castillo y un león otros.


Iglesia de Santa María Siglo XVI


Iglesia de Santa Maria

Dedicada a la Patrona de la Ciudad, la Virgen de Altamira, se levanta en el corazón del Casco Antiguo, sobre el solar antes ocupado por el Hospital del Chantre.
Fue construida a lo largo de cinco décadas del siglo XVI, entre 1523 y 1571, en estilo renacentista, con elementos arquitectónicos del gótico tardío. Inició las obras Miguel de Mendizábal, a quien sucedió en la dirección su ayudante Martín de Ibarguren, y a éste su sobrino y aprendiz Miguel de Aguirre II. Les auxiliaron también otros canteros, miembros de su familia, como Juan de Ibarguren, Pedro de Ibarguren, Juan Martínez de Ibarguren, Miguel de Aguirre I, Juan de Aguirre o Juan de Mendizábal todos ellos guipuzcoanos originarios de Ezquioga y Zumárraga, y autores de numerosos templos del entorno mirandés, como los de Orón, Rivabellosa, Gimileo o Briones.
Cuenta con tres naves de igual altura, cubiertas por bóvedas estrelladas que se apoyan en enormes columnas de piedra sillar. Además del ábside poligonal, cabe destacar las dos capillas laterales, dedicadas a la Inmaculada y a San Andrés. En esta última se halla el panteón de D. Andrés de Barrón y su esposa Catalina de Pinedo, cuyas figuras orantes fueron esculpidas por el escultor de Valpuesta Bartolomé de Angulo. En su baptisterio se conserva la momia de D. Pascual Martínez, Chantre de Calahorra y protagonista de un tétrico episodio de la tradición local.
Edificada en piedra caliza, la iglesia muestra una decoración escasa, a menudo alejada del visitante: claves, ménsulas, capiteles... con motivos animales o vegetales. Buena parte de su patrimonio artístico desapareció en el transcurso de diferentes conflictos bélicos o catástrofes naturales.


Iglesia de los Sagrados Corazones Siglo XVI y XVII

El antiguo Convento de San Francisco ubicado en la calle del mismo nombre y sujeto a los más diversos episodios a lo largo de su dilatada historia, recaló en la Congregación de los Sagrados Corazones, que lo convirtió a partir de 1880 en un activo núcleo docente, tras realizar una ambiciosa ampliación del conjunto arquitectónico. Antes, había sido convento franciscano, objeto de donaciones de las más acaudaladas familias mirandesas, centro de votación de los mandatarios locales hasta el siglo XVIII en jornadas electorales que se celebraban anualmente el día de Cuasimodo, hospital durante la Guerra contra la Convención Francesa, propiedad privada como consecuencia de la Desamortización de Mendizábal...
Su iglesia y claustro fueron construidos en la segunda mitad del siglo XVI y a lo largo del XVII, con arreglo a canones del Renacimiento y Barroco. La iglesia con planta de salón de una sola nave, dividida en cinco tramos, con amplias capillas entre los contrafuertes- presenta una cabecera ochavada.
Construyeron el crucero y el claustro los canteros Domingo de Iturrieta, Martín Ibáñez, Domingo de Ugalde y Pedro de la Torre Bueras. Juan y Miguel Martínez levantaron la nave, pórtico y espadaña a partir de 1693. El prestigioso Colegio, creado, como se apuntaba, en 1880 por los padres Wilfredo Muller y Bernardo María Garric y los hermanos Agapito Polissei y Ludgero Kimdermann, introdujo en la enseñanza mirandesa influencias naturalistas, que al tiempo se implantaban con fuerza creciente en los sistemas educativos de Alemania, Francia y los Países Bajos.


Antiguo Convento de las Madres Agustinas Recoletas Siglo XX

Antiguo Convento de las Madres Agustinas Recoletas

Situada en la calle La Estación, actual sede de la Subdelegación de la Junta de Castilla y León, se construyó en 1911 como chalet de la familia Trocóniz, que lo vendió en 1940 a la Comunidad Religiosa, desplazada a este edificio tras serle incendiado en los instantes inmediatos al inicio de la Guerra Civil su Convento de la Magdalena, situado en la actual calle Saturnino Rubio, en el área en que hoy se levanta el Casino Mirandés.
Al primitivo chalet, proyectado conforme a criterios arquitectónicos franceses, se sumó en 1950 un anexo de similar factura dedicado a capilla, proyectado por Miguel Mieg y Ramón de Azpiazu. En su construcción se utilizaron sillares almohadillados, alternados con ladrillos en las vueltas de los arcos que cubren las ventanas. Del tejado a dos aguas y de marcada inclinación asoman los óculos de la zona abuhardillada. Culmina el conjunto un torreón de reducidas proporciones, de cubierta piramidal.
Tras su venta a la Administración Regional y el traslado de las RR.MM. Agustinas Recoletas a las proximidades de Orón, en 1998 se remodeló y amplió el conjunto, habilitándolo con arreglo a un proyecto de los arquitectos José Luis Antón-Pacheco y Fernando Colina, y bajo la dirección de obras de Julio Santamaría para albergar su nuevo uso administrativo.


Antigua Iglesia de San Juan Bautista Siglo XII y XIV


Antigua Iglesia de San Juan Bautista

Emplazada en un extremo del Casco Antiguo y colindante con la muralla que protegía el barrio de Aquende, se eleva sobre la Plaza del Mercado, núcleo de la villa en el pasado.
Su estado actual expresa crudamente el deterioro al que ha sido sometido el templo original a lo largo de su accidentada historia. Usado para el acuartelamiento de tropas, y expoliado por el ejército francés en la Guerra de la Independencia, vio desplomarse su torre y parte de la techumbre en 1874 y desaparecer su carácter parroquial el 12 de junio de 1875, pasando tras su desamortización a propietarios particulares. A partir de entonces, se compartimentó en viviendas que aprovechaban los elementos constructivos esenciales. Permanecen hoy de la estructura primitiva el ábside y diversos restos de la nave: arcos, ménsulas, columnas, capiteles...
Gótica, la iglesia presentaba una extensa planta rectangular, de nave única y gran ábside de cabecera cuadrada. El amplio paralelepípedo muestra en su exterior robustos contrafuertes de gran altura, alcanzando los correspondientes a las esquinas casi la techumbre. La ornamentación de los muros es notablemente austera, reduciéndose a los canecillos del alero, de otro lado muy erosionados.
No obstante, en el interior pueden observarse restos de policromía en la bóveda, cuyos nervios aparecen decorados por voluminosas serpientes entrelazadas, en tanto que un cielo azulado, cuajado de estrellas, ilumina sus elementos, las bóvedas de crucería, los relieves de los capiteles y una pila bau­tismal y en el exterior sus bellos ventanales ojivales con óculos polilobulados.


Iglesia de San Nicolás Siglo XX


Iglesia de San Nicolás

Redactaron su proyecto los arquitectos madrileños Ramón Aníbal Alvarez y Pablo Cantó Iniesta, miembros del "Grupo de Artistas y Técnicos Españoles para el Progreso de la Arquitectura Contemporánea (GATEPAC)", creado en Zaragoza en 1930 e inspirado originariamente en el pensamiento de Le Corbusier y en la arquitectura orgánica, aunque condicionado tras la Guerra Civil por los criterios dictados desde organismos oficiales.
En octubre de 1939 presentaban ambos redactores su memoria, planos y presupuesto, que ascendía a 832.147 pesetas, cifra que se vería duplicada al ampliarse notablemente las obras previstas, ejecutadas por Sixto Erquiaga y Eustaquio y Martín Segura Jaúregui. El templo fue galardonado en 1945, año de su conclusión, con el segundo premio del Certamen Nacional de Arquitectura. El conjunto quedó rematado con la culminación de su torre en 1955.
El edificio, de ladrillo rojo caravista, se ajusta al modelo de basílica paleocristiana, con tres naves de distinta altura, mayor la central, separadas por pilares. El ábside semicircular y un coro a los pies completan el templo. Una desahogada escalinata accede al pórtico que se abre en la fachada principal, en la que resalta un amplio rosetón. Este, junto a las vidrieras de las naves y del ábside, iluminan el interior, decorado con grandes lienzos inspirados en la vida del titular, pintados por los zaragozanos hermanos Navarro.



Facebook Twitter Google+ Addthis

Impuestos y Tasas Municipales
Carpeta Ciudadana
Teatro Salón Apolo
TourMiranda
Urban Miranda
SAC

Plaza de España 8 - 09200 - Miranda de Ebro - Tfno: 947 349 100 - Tfno: 010 - Fax: 947 349 175 - buzon@mirandadeebro.es - N.I.F.: P0922400G
Mapa del sitio | Contacto | Accesibilidad | Cookies